Moléculas a reacción

Blog de divulgación del Instituto de Síntesis Química y Catálisis Homogénea

El número de Avogadro y la homeopatía

(José Ignacio García Laureiro, ISQCH)

Hace unos días conocíamos la noticia de que el Ministerio de Sanidad autorizaba por primera vez el registro de 12 medicamentos homeopáticos (las cursivas son mías). Sobre la homeopatía y la falta de base científica de sus planteamientos han corrido ríos de tinta. Algunas excelentes explicaciones, como esta, esta y esta, pueden encontrarse en muy reputado blog de divulgación científica Amazings.es. Otra recién aparecida la podéis encontrar en el BlogdelBuho. A pesar de todo, merece la pena insistir sobre lo absurdo de los planteamientos homeopáticos, así que lo intentaré una vez más, y de paso conoceremos algo mejor el número de Avogadro.

AVOGADRO Y SU NÚMERO

Amedeo Avogadro El nombre del Número de Avogadro, hace referencia al físico, químico y conde italiano Amedeo Avogadro, que vivió a caballo entre los siglos XVIII y XIX. Puede causar extrañeza que un noble se dedicara a la ciencia, pero eso era algo mucho más habitual en el pasado que en la actualidad. Quizá dentro de poco, dada la política de I+D imperante, vuelva a ponerse de moda, quién sabe… La palma se la llevaría Louis-Victor de Broglie, que era nada menos que príncipe, además de duque, y que recibió el premio Nobel de Física en 1929. Pero volvamos a nuestro conde Avogadro. Decíamos que el número lleva su nombre, aunque no fue él quien lo calculó. Avogadro fue uno de los responsables de que la química “mole” tanto, ya que sus investigaciones ayudaron a clarificar el concepto de mol, una unidad de medida de cantidad de materia tan querida por los químicos como desconocida por el resto de los mortales. Una de las observaciones clave de Avogadro fue que dos volúmenes iguales de gases diferentes, en las mismas condiciones de presión y temperatura, contienen el mismo número de moléculas. Por extensión, hoy sabemos que un mol de cualquier sustancia contiene el mismo número de moléculas, que es, precisamente, el número de Avogadro. Este número, tal y como lo encontramos en los libros de química, tiene un valor de 6,02 x 1023. Se trata de un número muy grande: 602.000.000.000.000.000.000.000, o seiscientos dos mil trillones. En comparación, la deuda de los Estados Unidos (sí, también ellos tienen deuda, y enorme) son unos “miserables” catorce billones de dólares (14.000.000.000.000), y el número de estrellas de nuestra galaxia, cien mil millones (100.000.000.000) casi da risa al lado de  cualquiera de los dos anteriores.

Los seres humanos tenemos un problema con estos números. Son tan grandes, que no nos podemos formar una idea realista de lo que significan. Nuestro cerebro evolucionó para habérselas con números enteros pequeños: dos hijos, cuatro plátanos, treinta ovejas… El número de Avogadro, simplemente, excede nuestra capacidad de representación mental. Por eso, voy a recuperar un antiguo problema que leí hace muchos años, y vamos a resolverlo paso a paso, para comprender la grandeza de este número. El problema viene a decir: Supongamos que Jesucristo pesaba 80 kg en el momento de su muerte, y que todas las moléculas de agua de su cuerpo se dispersaron por el planeta. Si abrimos el grifo y llenamos un vaso de agua, ¿cuántas moléculas de agua procedentes del cuerpo de Jesucristo habrá en el vaso, en términos estadísticos? Como datos adicionales, el cuerpo humano es agua en un 70%, un vaso de agua puede contener un cuarto de litro, y la cantidad total de agua en el planeta se cifra en unos 1.460.000.000 km3. Antes de seguir leyendo, intentad avanzar una cifra: ¿1, 2, 10, ninguna? Bien, lo primero es unificar las cantidades de agua, utilizando nuestros queridos moles. En el caso del agua, 18 g equivalen a 1 mol, de forma que un cuerpo humano de 80 kg contendrá unos 3.111 moles, mientras que toda el agua del planeta nos da la enorme cifra de 8,11 x 1022 moles (81.111.111.111.111.111.111.111, para ser exactos). Es decir, el porcentaje de moléculas de agua de Jesús en el total es tan pequeño como el 0,00000000000000000384%. En un vaso de agua hay unos 250 g, es decir 13,89 moles, de los cuales, 0,000000000000000000533 corresponden estadísticamente al porcentaje de moléculas de agua de Jesús. No parece mucho, ¿verdad? Pero recordemos que cada mol de agua contiene el número de Avogadro de moléculas individuales, por lo que si lo multiplicamos por el número de moles anterior, resulta una cifra de alrededor de ¡320.000 moléculas! Sin ánimo de parecer irreverente, cada vez que bebemos un vaso de agua, realmente comulgamos con el cuerpo de Cristo, o al menos con varios cientos de miles de sus moléculas de agua.

PREPARADOS HOMEOPÁTICOS

El padre de la homeopatíaEl principio de la homeopatía es que al diluir el principio activo, éste se hace más potente, de forma que es habitual encontrar preparados con 30 diluciones. Una dilución consiste en tomar una parte de disolución del principio activo y añadirle nueve partes de agua, de forma que la concentración disminuye a la décima parte. De esta nueva disolución se toma una parte y se vuelve a diluir en nueve, y así sucesivamente, hasta treinta veces. ¿Qué pasa si aplicamos ahora nuestros conocimientos sobre el número de Avogadro a este procedimiento?

Bien, supongamos que disolvemos 1 mol de paracetamol (unos 150 gramos, o 150 pastillas de 1 g, de las gordas) en un litro de agua. Tomamos ahora 1 ml de esta disolución, que vendrá a contener pastilla y media, suficiente para aliviar el dolor de cabeza que seguro os está produciendo la lectura de este artículo. Para potenciar esa acción analgésica, diluimos homeopáticamente este mililitro 30 veces. Como cada vez se diluye a la décima parte, 30 diluciones equivale a dividir la concentración inicial por  1.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000 o 1030. ¿Cuántas moléculas de paracetamol quedan en el preparado final? En el mililitro inicial teníamos 6,02 x 1020 moléculas. Tras 30 diluciones nos quedan… 0,000000000602 moléculas, es decir, ninguna. Ni el enorme número de Avogadro puede con tanta dilución. Necesitaríamos beber más de un millón y medio de litros de esa preparación para estar seguros de ingerir una sola molécula de paracetamol. Así pues, cuando tomamos un preparado homeopático, estamos tomando, esencialmente, agua pura, sin rastro de ningún principio, activo o no. Si el que realiza la preparación añade un poco de azúcar o algún aroma, estaremos tomando agua azucarada a precio de medicamento. Esto es lo que nuestro Ministerio de Sanidad acaba de aprobar. Saben, al menos, que no causará ningún daño al ingerirse, faltaría más. ¿Conocerán nuestras autoridades sanitarias el número de Avogadro? Espero que, al menos vosotros, lo conozcáis ahora y no lo olvidéis demasiado pronto.

21 comentarios el “El número de Avogadro y la homeopatía

  1. dotorqantico
    07/05/2012

    Muy buen post. Es una vergüenza que, con la que está cayendo, el Ministerio de Sanidad auspicie modelos anticientíficos como la homeopatía.

    • miguel
      20/12/2012

      Einstein, Copernico, etc eran unos locos, bueno para la comunidad científica si, me parece que si estuvieras actualizado y lees un poco de mecánica cuántica, booommm, Es como la diferencia de lo real con la realidad. Saludos

      • jigarciaisqch
        21/12/2012

        Einstein recibió el Premio Nobel de Física en 1921, solo 6 años después de formular su Teoría de la Relatividad General. Justo es decir que no se lo concedieron por eso, pero tampoco fue estigmatizado por sus colegas de la comunidad científica. Tenía 42 años. Lo de Copérnico es otro cantar: retrasó la publicación de su teoría heliocéntrica hasta prácticamente su muerte, no precisamente por temor a la “comunidad científica”, sino a los poderes religiosos que él sabía que no iban a recibirla con buena disposición.
        Las mentalidades religiosas prefieren la preeminencia de la fe, que es creer en lo que no se puede ver ni comprobar. Leer “un poco” de mecánica cuántica a veces produce efectos similares…

  2. Fernando
    07/05/2012

    Sobre la homeopatía es muy interesante echar un vistazo a este vídeo del mago y divulgador James Randi en TED.com.

    Parece mentira que las entidades oficiales como los Ministerios y las Universidades den bombo a este tipo de supercherías cuando está más que demostrado que, como agua con azúcar que son, no producen en ningún caso más efecto que el placebo.

  3. Jaime
    21/05/2012

    enhorabuena por este post. Intentaré retener algunas cifras para poder explicarlo una y mil veces.

  4. El post genial, muy de acuerdo con todo. Me parece increíble que el ministerio haya aprobado finalmente estos “medicamentos”

  5. jigarciaisqch
    31/05/2012

    Gracias a todos por vuestros comentarios. Espero haber aportado mi granito de arena en la lucha contra la irracionalidad que supone el planteamiento mismo de la homeopatía, aunque los mil y un argumentos racionales parecen chocar contra el muro de la irracionalidad sin causar demasiado daño… Pero algún día se resquebrajarán y caerán, si no cejamos en el empeño.

    • Antonio Jiménez Salinas
      27/09/2013

      Muy expositivo tu argumento….y aún así, olvidad el carácter de la energía vibracional…es como aquello de demostrar con cuanto se compra un gramo de amor….o que nos den 10 centavos de bondad…o que nos expliquen de donde se encuentra el pensamiento o de donde vienen las ideas

  6. Magufo
    29/07/2012

    No se a qué instiuto o organismo se le ocurre tomar como referencia al blog de Amazings.es, este no un simple blog, es la copia de Amaz!ing Meeting. Tales blogs de “pensamiento crítico” no son mas que parte de la corrupción de la Sense About Science, brazo industrial y financiero de la misma organización del mago James Randi (James Randi Educational Foundation) y las multinacionales escépticas como la Center for Inquiry.
    Si van a seguir con el mismo discurso pseudocientífico del vídeo de la BBC Horizon y la “neutra” Wikipedia, será mejor que en realidad pongan referencias confiables.
    Prácticamente todo el post es erróneo, no explica nada de la homeopatia y esto es facílmente observable con los constantes ad-hominem puestos por quien quiera que haya escrito esta entrada. ¿Qué tiene que ver Jesús con la homeopatía, será un intento bastante infantil para asociar la homeopatía con la religión?
    Si piensan refutar la homeopatía haganlo con referencias y no con simplesfalacias dignas de mencionarse.
    Otra observación es precisamente la que veo sobre el número de Avogrado. Cuando ni siquiera todas las diluciones la sobrepasan, por ejemplo una D6 sigue conteniendo principio activo. Aún las diluciones arriba de Avogrado, tienen experimentos,que corroboran los cambios físicos en las estructuras del agua. ¿Y que nos ofrce James Randi, Wikipedia y Amazings.es? Lo mismo: Desinformación, amarillismo, sensacionalismo, falacias argumentativas y datos mal interpretados. Basta mencionar que solo unos cuantos trabajos no corroboran lo de la mal llamada memoria del agua: Överglonne, Hirst, y el trabajo de Cowan sobre la duración de los enlaces de hidrógeno alrededor de un femto segundo. Cuando existen muchas pruebas mas publicadas en revistas de revisión por pares, artículos que jamas han mencionado Amazing.es (incluyendo su equipo de científicos estudiantes de doctorado).
    Si realmente el ISQCH quiere ofrecer información fiable, cuando menos lo debe intentar, y no hacer post sesgados a favor de un blog que se dice “científico”. Les recomiendo que lean algo de la corrupción entre los grupos “escépticos” que creen que la ciencia se juzga como ellos quieren, leendo un poco veran que dichos grupos, principalmente sus líderes estan rodeados de corrupción, propaganda de desinformación, operaciones bien planeadas (principalmente en internet), eventos (claro cobran y no son baratos). Investiguen, la ciencia no es de tipos que se dicen “escépticos científicos”.

    • Fernando
      09/08/2012

      No hay ni un solo experimento científico que demuestre la eficacia de la homeopatía. Una dilución D6 puede contener principio activo, pero eso no quiere decir que este vaya a hacer efecto. Si tiras un ibuprofeno a una piscina y cuando te duele la cabeza te tomas un sorbito, no creo que se te pase el malestar.

      Lo de los cambios en la estructura del agua es una afirmación, de nuevo, sin ningún tipo de apoyo científico. No hay forma de diferenciar una molécula de agua que ha estado en contacto con aspirina de otra que haya estado en contacto con mentol.

      Es posible que alguno de los blogs que nombras pequen a veces de sensacionalismo, pero yo creo que en ningún caso faltan al rigor científico.

      El artículo no tiene referencias porque simplemente explica qué es el número de Avogadro (muy bien, por cierto) y cómo una dilución homeopática típica NO puede contener molécula alguna. No se han citado artículos de revistas de revisión por pares probablemente porque estén fuera de lugar en un texto de carácter puramente divulgativo (y muchos no son de libre acceso para el público general, entre otras cosas).

      En el ISQCH investigamos de verdad (es un instituto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas español) e intentamos, con este blog, difundir lo mejor que podemos la ciencia para que llegue a todo el mundo.

      No obstante, estamos abiertos a críticas y a debatir, que somos personas :) Gracias por tu extenso comentario.

      • carlos marin rojas
        15/05/2013

        Se pela, se discute y hásta se mata por orgullo y arrogancia. Sin tener la mas minima precaución que el equivocado es cada uno de nosotros.Como la inspiración de Platón y que la dio a conocer su maestro socrates SOLO SE QUE NADA SE. Cuando alguién de tanta sabiduria como ellos dice esto es porque tiene el conocimiento de saber que lo que conoce de éste universo no es ni del uno por ciento.
        Ellos no discutián por tonterias como éstas si es o no es, ellos se dedicavan a evolucionar individualmente para el veneficio de la humanidad.
        Hora: como podemos negar algo que no emos probado nosotros mismos. seria como caer en la idiotes.
        Hay demaciadas buenas referencias que la homeopátia si sirve. Yo mismo doy testinonio.

        Si los paices desarrollados como alemania, francia, E.U. su ministerio de salud aprobo la homeopátia¿ porque tener el complejo de negarlo nosotros?.

        No hablemos D6, hablemos de una D 200, entiendan que alli ya no hay principio activo, pero los testimonios es que cura.

        Miremoslo de ésta forma, alli ya solo hay atomos saturados del principio activo. como se saturarón” con la potencialización que se le dio en los docientos pasos antes de llegar alos (200). Bién sabemos qu el universo es un atomo. Y que todo lo que comemos contiene atomos. Y que el principio activo de un organismo es para que se pueda manifestar el atomo. Dejemos ésto para lo que seve y sirve, no para alimentar nuestra arrogancia que para lo único que sirve es para seguir cayendo.

    • Anónimo
      10/08/2012

      Grandioso comentario. He leído la vida del Maestro Hahnemann, con una formación interior excepcional, y una inteligencia, que supo reconocer lo que valía la pena en esta vida. Amar a los demás, tener misericordia, no vivir de sus dineros. Y amar a Dios sobre todas las cosas, buscando así la verdad, viviendo con la conciencia tranquila, aunque con los bolsillos muchas veces vacíos. Pero NO SE VENDÍA POR TAN POCO…Supo esforzarse por dejarnos un gran legado.

    • Anónimo
      14/09/2012

      La información en este artículo está incompleta. Yo soy médico alópata, y soy familiar con el número de Avogadro. Es verdad que en las diluciones que sobrepasan la 12CH (escala centesimal de Hahnemann) no contienen moléculas del soluto, y se puede encontrar diluciones de hasta 2,000CH y mayores. También es verdad que los homeópatas manejan remedios con diluciones menores, pero ellos no buscan la acción biológica de las moléculas; esto hace incompleto el artículo. La homeopatía no se basa en acciones biológicas, o fisiológicas o físicas o químicas DIRECTAS. Después de la administración de un remedio homeopático se han medido y comprobado por el método científico reacciones específicas. La teoría de la homeopatía considera a la enfermedad como un trastorno de la energía que anima al cuerpo, y así, señala un remedio por su código energético, presente en todas las diluciones, a pesar de la ausencia de moléculas. ¿No demostró Einstein que la materia es energía?

      El que cree que todas las leyes físicas y químicas del universo han sido descubiertas es ciego.

  7. jigarciaisqch
    17/09/2012

    La verdad es que el comentario se responde por sí solo, pero solo dejo un par de apuntes. El primero es que no conozco ningún científico que crea que todo ha sido descubierto en física y química. No obstante, sí que tenemos algo de ciegos, incluso por partida doble: nos encantan las comprobaciones de la efectividad de cualquier remedio mediante tests de doble ciego, incluyendo grupos de control…
    El segundo es que, hasta donde llega mi pobre experiencia, los “médicos alópatas” se llaman a sí mismos médicos, a secas…

  8. GERMAN Gómez Arranz
    28/01/2013

    Esta pseudoexplicación corrobora que no has entendido NADA de en qué consiste la homeopatía. La visión materialista de que cuanta menos cantidad, menos efecto no tiene cabida. No se trata de un principio activo, no se trata de quince cucharadas de lentejas. La homeopatía trabaja en planos sutiles del ser. Dimensiones que, al menos por ahora, se te quedan grandes. Paciencia.

    • isqch
      28/01/2013

      No me cuesta reconocer que no ENTIENDO NADA de los principios subyacentes de la homeopatía, porque, simplemente no hay nada que entender. La ilusión de entendimiento no implica tal, es tan solo otro de los muchos mecanismos del cerebro para acomodar las cosas. Después de lo de los “planos sutiles del ser”, me ha faltado alguna referencia a los aspectos cuánticos y quizá a la energía oscura del universo… Todos estos conceptos que han hecho de la homeopatía, de la meditación trascendental y del vudú herramientas fundamentales para la salud y el bienestar humanos, o por lo menos para el bienestar de aquellos que se ganan la vida a costa del dolor ajeno.

      • carlos marin rojas
        29/05/2013

        Le quiero decir que ni siquiera entiende que no entiende. Porque si entendiera no haria ese comentario.
        Y por lo que veo pone entre comillas planos espirituales del ser. Como si no creyera en DIOS. Por eso confunde: Homeopátia, meditación, y vudú.
        porque lo uno nada tiene que ver con lo otro.
        La homeopátia es ciencia que la dio a conocer galeno en 200 A.C. Y si galeno es uno de los padres de la medicina.¿ por que muchos niegan éste tipo terapeutico?. por ignorancia. pero ser ignorante no es pecado, el pecad es seguir en la ignorancia a proposito.
        Meditación es oración a DIOS en profundo silencio mental. VUDÚ es lo inverso a la meditación o sea magia negra. Entoces porque comparar lo uno con lo otro.

      • isqch
        29/05/2013

        Me parece que te estás confundiendo de blog: este es de química, o sea, ciencia, y las creencias de cada cual quedan para sí. Aquí solo hablamos de lo mensurable, contrastable y demostrable, siguiendo los principios científicos. Al parecer, la homeopatía es más cuestión de fe que otra cosa, y ya sabemos que la fe mueve montañas… de dinero. Por cierto, otra de las características de la ciencia es que AVANZA. Puede que Galeno (que es un poquito más joven de lo que dices, ya que nació en el siglo II de nuestra era) sea el padre de la medicina, pero por si no te has dado cuenta, diecinueve siglos después, la medicina poco a o nada tiene que ver con lo que Galeno propugnaba. Apañados estaríamos si no…

  9. Lunanueva
    02/03/2013

    Ni se ha descubierto todo en física química ni se tiene la tecnología necesaria para detectar cantidades inferiores a una molécula en una disolución, los métodos analíticos van mejorando cada dia y lo que ahora es imposible de detectar quizás en unos años no lo sea. La ciencia más exacta que tenemos hoy día son las matemáticas, herramienta necesaria para demostrar cualquier teoría científica, incluida la ley de avogadro, y las matem,áticas nos demuestran que cualquier número es siempre divisible hasta el infinito. No menospreciemos la potencia de las moléculas ni de los átomos, en cantidades ínfimas, menores a la unidad, dificiles de imaginar para nuestros conocimientos actuales, también pueden ser capaces de desencadenar procesos fisiológicos que ahora mismo desconocemos.

    • jigarciaisqch
      02/03/2013

      Lo primero, recomendar desde aquí la lectura (nada homeopática, por la extensión del documento) del excelente artículo: “La homeopatía: una visión crítica” (http://www.circuloesceptico.org/articulos/homeopatia-vision-critica.html), donde se examina el origen, los principios y los “logros” de la homeopatía de forma mucho más profunda de lo que pretendí yo al escribir mi humilde entrada. Lo segundo, comentar algunos puntos débiles de tu argumentación. Detectar cantidades inferiores a una molécula en una disolución viene a ser como decir detectar menos de una persona en un campo de fútbol. ¿Qué significa eso, detectar un brazo o un pie amputados? Al igual que un brazo no es una persona, una parte de una molécula no es la propia molécula. Es otra molécula distinta o, en el extremo, un átomo. Pero las moléculas en disolución no andan en general dividiéndose en trozos, lo mismo que nuestros brazos o pies no andan cayéndose por sí mismos en los campos de fútbol, salvo en circunstancias muy excepcionales (¿apocalipsis zombie?). De la misma forma, tu afirmación de que en matemáticas CUALQUIER número es siempre divisible hasta el infinito, es falsa. Los números NATURALES (o sea, discretos, como las moléculas y todos los objetos CONTABLES), tienen unas propiedades de divisibilidad muy restringidas, si el resultado debe pertenecer a la misma categoría: el resto debe ser siempre cero. En particular, el número entero 1 sólo es divisible por si mismo, lo cual está realmente MUY lejos de ser divisible hasta el infinito. Pero seamos generosos, realmente tú te estabas refiriendo a los números REALES, que, esos sí, pueden dividirse indefinidamente para seguir dando resultados que son también números reales. Pero, ¡un momento! Si dividimos CUALQUIER número real un número infinito de veces ¿cuál es el resultado? La ciencia más exacta, como tú la llamas, nos dice que el resultado de tal división es EXACTAMENTE CERO, o sea, el mismo número de moléculas de principio activo que hay en los preparados homeopáticos… Me temo que las matemáticas tampoco te dan la razón, Lunanueva…

  10. Pingback: Anónimo

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 05/05/2012 por en Conceptos, Educación y etiquetada con , , , .

Calendario de entradas

mayo 2012
L M X J V S D
« abr   jun »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 1.070 seguidores

Y también en Twitter

Ya hemos recibido

  • 158,535 visitas
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.070 seguidores

%d personas les gusta esto: